¿Qué son los sueños lúcidos?

Los sueños lúcidos son aquellos sueños en los que eres consciente de que estás soñando. Son sueños que se recuerdan con claridad al día siguiente y en los que además, puedes realizar voluntariamente las acciones que desees, desde volar a encontrar respuestas a tus problemas así como poner a prueba tus miedos y lograr superarlos. Es decir, los sueños lúcidos pueden ser un pasatiempo, algo meramente recreativo y también pueden utilizarse como complemento a una terapia, cómo método para superar bloqueos creativos o para resolver problemas (a través de la comunicación con nuestro inconsciente) a los que no encontramos solución en la vigilia.

Características de los sueños lúcidos

Puedes decidir qué hacer en el sueño

Normalmente cuando soñamos lo hacemos de manera pasiva, al no ser conscientes de que estamos en el mundo onírico simplemente nos dejamos llevar y dejamos que el sueño tome su curso sin participar activamente en él. En cambio, en los sueños lúcidos podemos tomar nuestras propias decisiones, viajar a lugares remotos o hacer preguntas a los personajes con los que nos encontramos que tendrán respuestas impredecibles. Esto, por poner algún ejemplo porque las posibilidades son ilimitadas.

Puedes invocar personas u objetos

No sólo puedes decidir qué hacer dentro del sueño, sino que también puedes transformarlo. Con un dominio del arte de soñar lúcidamente podrás encontrarte con la persona que desees o también podrás invocar objetos para llevar a cabo las acciones que hayas planeado. Y no solo eso sino que también podrás cambiar el escenario en el que te encuentras y viajar al lugar en el que quieras estar.

Puedes cambiar el rumbo del sueño 

Imagínate que en mitad de una terrible pesadilla te das cuenta de que sólo es un sueño. Tienes varias opciones, una de ellas es despertarte y terminar con ella, otra es detenerla y comenzar un sueño más bonito que te dejará un buen sabor de boca al despertar. También puedes aprovechar para enfrentarte a los miedos que te amenazan en el inconsciente. El rumbo que toma un sueño puede ser cambiado a voluntad si dominamos el arte de soñar lúcidamente.

(Votos: 0 Promedio: 0)