Las fases del sueño

Infografía: las fases del sueño

Las fases del sueño representan los diferentes estados físicos y, en especial, cerebrales por los que pasamos cada vez que vamos a dormir. Los científicos pudieron determinar los tipos de onda que se presentan en cada fase del sueño a través del estudio de los electroencefalogramas (EEG) de los sujetos, es decir, la investigación de la actividad de la corteza de su cerebro.

Tipos de ondas cerebrales

A medida que nos vamos durmiendo, la actividad cerebral disminuye y con ello la frecuencia de las ondas que emite el electroencefalograma. Los tipos de ondas cerebrales son los siguientes:

Beta (14-30 Hz)

Ondas beta

Las ondas beta son las más comunes durante el estado de vigilia. Se dan cuando estamos activos: cuando estamos manteniendo una conversación con alguien o estudiando emitimos este tipo de ondas, que son las que tienen una menor amplitud y por lo tanto una mayor frecuencia. También emitimos ondas beta durante la fase de sueño REM.

Alfa (8-14 Hz)

Ondas alfa

Las ondas alfa se presentan cuando tenemos un estado de relajación, por ejemplo, cuando nos tomamos un descanso de nuestras actividades diarias o realizamos una sesión de meditación ligera.

 Theta (4-8 Hz)

Ondas theta

Las ondas theta se dan cuando nos encontramos absortos o en un estado más profundo de relajación, por ejemplo cuando estamos realizando acciones automáticas y que requieren poco esfuerzo mental como bañarnos o ver la televisión.  Cuando decimos a alguien que está “en Inopia” o “en la luna”, seguramente esté en esta condición mental. En este estado, además, estamos más creativos y es donde se presentan las mejores ideas o soluciones para nuestros problemas.

Delta (1-4 Hz)

Ondas delta

Las ondas Delta se dan durante el sueño profundo y presentan la menor actividad de la corteza cerebral (1-4 Hz). Nunca llega a 0 Hz dado que este es el estado de la muerte cerebral. Durante este estado no suelen presentarse sueños, pero es importante para tener un descanso reparador y despertarnos “frescos” a la mañana siguiente.

Clasificación de las fases del sueño

La fase del sueño en la que nos encontremos depende del tipo de onda que estemos emitiendo, así como de otros estados fisiológicos en los que nos vemos envueltos todas las noches. En la práctica de la onironáutica la fase más importante la representa la fase REM, dado que es el momento en el que tenemos los sueños más vívidos. Pero, ¿cuáles son las distintas fases por las que pasamos?, ¿qué nos sucede durante cada una de ellas?

Fases del sueño NO-REM

Fases no rem del sueño

Durante las fases NO-REM los movimientos de ojos son muy lentos o imperceptibles. En total pasamos unos noventa minutos desde que nos comenzamos a dormir hasta que llegamos a la primera etapa de fase REM. 

Fase 1: Somnolencia

Esta fase dura entre cinco y diez minutos. Los músculos se relajan y los ojos se mueven lentamente. Una persona puede despertarse con facilidad en esta fase y es aquella en la que suelen darse los sueños de caídas. Cuando comienzas a dormirte y sueñas que caes por un precipicio o que te caes de una bicicleta, seguramente te encuentres en este estado. Las ondas que predominan son las ondas theta.

Fase 2: Sueño moderado

Durante el sueño moderado los movimientos de ojos paran completamente. Decrece tanto la temperatura del cuerpo como el ritmo cardíaco. Se caracteriza por el intercalamiento de ondas theta con ondas de mayor frecuencia (ondas alfa), que se dan en picos de menor tiempo (unos segundos), los denominados husos de sueño.

Fase 3: Transición

En la fase de transición comienzan a aparecer ondas delta, que se van intercalando con ondas de mayor frecuencia. Es en esta fase donde se presentan las parasomnias, es decir, trastornos de sueño tales como el sonambulismo, el bruxismo o el terror nocturno. Es también la etapa en la que se segrega la hormona de crecimiento. Dura tan sólo unos minutos y nos prepara para el sueño profundo.

Fase 4: Sueño profundo

El sueño profundo dura sobre una hora y en él predominan las ondas delta. Resulta muy difícil volver a la vigilia durante esta etapa, y si somos despertados nos encontraremos desorientados durante un tiempo. Durante esta fase se reparan los tejidos de nuestro cuerpo y se fortalece el sistema inmunitario. Además, la presión arterial y el ritmo respiratorio llegan a sus mínimos. Es imprescindible para “recargar energía” para el día siguiente.

Fase del sueño REM

Fase REM del sueño

El sueño REM (también llamado MOR) se denomina así por sus siglas en inglés Rapid Eye Movement, es decir, movimiento rápido de ojos, ya que esta es una de las peculiaridades de esta fase posiblemente por la intensa actividad cerebral que se presenta. Durante esta fase procesamos la información adquirida durante el día para almacenar los datos más importantes en la memoria a largo plazo.

El sueño REM comienza a presentarse a los noventa minutos de caer dormidos. No es una fase lineal, es decir, se va intercalando con fases NO-REM a lo largo de toda la noche. La primera etapa REM dura unos diez minutos, y tenemos cinco o seis más, que van prolongándose en tiempo hasta llegar a una hora. Cuando somos bebés podemos llegar a tener hasta ocho horas de sueño REM, y este tiempo va decreciendo a medida que nos hacemos mayores hasta los cuarenta y cinco minutos cuando tenemos setenta años.

Durante el sueño REM tanto la respiración como el ritmo cardíaco se aceleran y nuestro cerebro presenta una actividad similar a la vigilia (ondas beta). Es la fase en la que más soñamos y lo hacemos de una manera más vívida. El cuerpo se encuentra totalmente paralizado para que no emulemos los movimientos que realizamos en sueños. Además, los estudios han demostrado que se activan las mismas regiones cerebrales tanto cuando realizamos una acción durante la vigilia como cuando realizamos esa misma acción durante el sueño REM. 

Tanto para la técnica MILD como para la técnica WILD, es importante controlar el momento exacto en el que nos encontramos en la fase REM, dado que de esta forma podremos sumergirnos en nuestros sueños de forma directa. No obstante, es posible la práctica de la técnica WILD directamente desde la vigilia a través de la meditación a base de entrenar nuestra capacidad para ser conscientes mientras dormimos.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *