La parálisis del sueño

Parálisis del sueño

La parálisis del sueño se ha asociado a lo largo de la historia de la humanidad a todo tipo de sucesos paranormales: posesiones demoníacas, abduciones, conexión con el mundo de los espíritus… Tal es el terror que le provoca a algunas personas que existen, de hecho, diferentes tratamientos médicos para evitarla. Sin embargo, en el mundo de la onironáutica la parálisis del sueño es algo que se busca, ya que se trata de la puerta que te lleva de la vigilia al interior de tus sueños lúcidos. Pero, ¿qué es realmente la parálisis del sueño?, ¿qué síntomas presenta? Y sobre todo: ¿cómo enfrentarnos a ella sin terminar despertándonos?

Causas de la parálisis del sueño

Como vimos en el artículo de las fases del sueño, existen dos tipos de fases, las NO-REM y la fase REM. Durante la fase REM la actividad cerebral aumenta, es la fase en la que soñamos y para evitar realizar las acciones que estamos realizando en sueños el cuerpo se paraliza, pero sólo la mayoría de músculos voluntarios por lo que seguimos realizando las funciones involuntarias (respiración, circulación, digestión etc.), controladas por el sistema nervioso autónomo.

La parálisis del sueño se puede dar tanto cuando estamos a punto de dormirnos como cuando nos estamos despertando. La fase REM no es continua en el tiempo sino que se va alternando con otras fases del sueño, cada vez que entramos en la fase REM el cuerpo se inmoviliza y también podemos experimentar la parálisis si comenzamos a ser conscientes antes de finalizar el tránsito de REM a la vigilia o a otras fases.

La sustancia responsable de la parálisis es la glicina, un aminoácido que funciona como neurotransmisor (es decir, una sustancia que transmite los impulsos nerviosos en la sinapsis) y que actúa junto con otro neurotransmisor llamado GABA (ácido gamma aminobutírico) tal y como demostraron Patricia L. Brooks y John H. Peever, neurocientíficos de la Universidad de Toronto en su estudio Identification of the Transmitter and Receptor Mechanisms Responsible for REM Sleep Paralysis (Identificación de los mecanismos transmisores y receptores responsables de la parálisis del sueño REM).

La parálisis del sueño se puede dar en personas que tienen su ritmo circadiano alterado, como los insomnes, así como en consumidores abusivos de café, nicotina o alcohol, especialmente si toman estas sustancias antes de irse a dormir. También se ha detectado con frecuencia en aquellas personas que sufren trastonos como apneas del sueño o narcolepsia.

Síntomas de la parálisis del sueño

Incubus por Charles Walker (1870)
Incubus por Charles Walker (1870)

La parálisis del sueño puede llegar a ser una experiencia traumática si no sabemos cómo afrontarla. Y es que las vivencias pueden llegar a ser tan intensas que las personas que pasan por este estado pueden llegar a pensar que se están muriendo (nada más lejos de la realidad, por otro lado, ya que es algo que vivimos todas las noches, solo que no siempre somos conscientes de ello). Durante la parálisis podemos experimentar los siguientes síntomas:

  • Incapacidad para movernos
  • Presión en el pecho
  • Sensación de vibración del cuerpo 
  • Agitación, sensación de estar ondeando como una bandera
  • Sentir como si el cerebro fuese a estallar
  • Hormigueo intenso
  • Presencia de entes oscuros 
  • Alucinaciones visuales 
  • Alucinaciones auditivas
  • Dificultad para respirar, sensación de estrangulamiento

La parálisis del sueño y los sueños lúcidos

La parálisis del sueño, como hemos dicho, puede ser una experiencia aterradora para aquel que la está viviendo. Sin embargo, a la hora de tener sueños lúcidos, ser conscientes durante la parálisis es un éxito, dado que si la superamos y continuamos conscientes sin llegar a despertarnos es probable que entremos de lleno en un sueño, además, con un alto nivel de vividez, por lo que seremos capaces de realizar a voluntad todo aquello que queramos. Tener la parálisis del sueño es muy común en aquellos onironautas que llevan a cabo la técnica WILD.

En primer lugar, para superar la parálisis hay que apaciguar sus síntomas. Para ello es muy útil concentrarnos en nuestra respiración: no podemos movernos, pero esta función orgánica sí que la podemos controlar. Inspirar y expirar de manera controlada nos hará relajarnos con mayor facilidad. Además, hay que tener en cuenta que cuanto más intentemos evitar los síntomas de la parálisis más se agudizaran. Por ello, no hay que resistirse a lo que estamos sintiendo, viendo u oyendo, sino que hay que dejarlo estar, sin miedo, simplemente vivirlo como algo normal ya que esta es la manera en que todos esos síntomas comenzarán a remitir.

También, hay que tener en cuenta, respecto a las presencias o entes que creemos están con nosotros en ese momento, que dentro de nuestra psique nadie es más poderoso que nosotros. Si eres creyente, reza a tu Dios, si no lo eres, cree en tu propia fuerza y concéntrate en tu pecho. Todo esto ayuda a combatir a lo que creemos que son presencias oscuras. Sin olvidar que cada persona posee una psique distinta por lo que a cada persona le funcionará una cosa distinta. Prueba, experimenta y da con el mecanismo de defensa adecuado para ti.

Después de superar la parálisis, es normal tener la sensación de estar saliendo del cuerpo. Lo que algunos denominarían viaje astral. Simplemente levántate, como si lo estuvieras haciendo en la vigilia. Es problable que aparezcas en tu propio cuarto, ya que has estado todo el tiempo consciente de estar allí. Desde ese momento, tan sólo te tendrás que preocupar por qué va a ser lo que hagas en tu sueño y por mantener la lucidez. De ti depende. ¡Felices sueños!

(Votos: 0 Promedio: 0)

3 respuestas a «La parálisis del sueño»

  1. Hola, me parece muy interesante esta técnica que indicáis y estoy tentado a probarla, pero mi problema es el miedo que tengo a la parálisis. Me ha llevado muchos años ser capaz de escaparme de ella y despertar, jajaja, como para ahora quedarme y enfrentarme a lo que está por ahí acechandome. De todas las que sufro, que son muchas,Sólo me he quedado dentro un par de veces, las 2 primeras que tuve que no sabía controlar, y han sido las 2 situaciones más horrendas de mi vida con mucha diferencia. Para atreverme a intentar dar ese paso de llegar al lucido necesitaría unas herramientas más detalladas.¿Podéis darme alguna que no sea tan general como el saber que uno es superior? Eso bajo tensión no creo que me funcione muy bien, jejeje.
    Muchas gracias! Y felicidades!

    1. Te puedo dar mi experiencia. Yo al principio tenía unas parálisis horribles, me agitaba fuertemente y casi siempre me terminaba despertando. Luego aprendí a manejarla, tratando de no evitar los síntomas que presenta, te aseguro que si no te resistes a ella, comienza a remitir. Ahí es cuando fui capaz de manejar la técnica WILD. Pero no fue lineal. Después tuve una época en la que me resultaba imposible escapar de la parálisis otra vez, era como si mi cerebro efervesciera fuertemente y por mucho que hiciera me terminaba despertando. Esto fue durante una época de bastante estrés, que también tiene que ver. Hoy en día, apenas siento un hormigueo y ya sé que estoy ahí, me alegro mucho de tener la parálisis y me dejo ir. Apenas la noto y ya estoy “saliendo de mi cuerpo”, comienzo a flotar y empiezo a lucidear. También tiene que ver que medito mucho, siempre me pongo meditaciones guiadas para dormir (hay muchas en youtube y ivoox), también a la hora de la siesta cuando puedo medito para dormir. Y por las mañanas medito 15 minutos o media hora para espabilar y comenzar mejor el día. Te recomiendo fuertemente esta práctica si no la llevas a cabo ya, tengo un artículo sobre el tema por si quieres profundizar: La meditación consciente.
      Como digo, puedo darte mi experiencia y algunos consejos, pero todo esto reside en el autoconocimiento y también a veces tiene que ver con el estrés u otras causas más difíciles de controlar. Por eso insisto en que la meditación ayuda mucho, pero no va a dar resultado en dos días, yo llevo 15 años practicando para tener sueños lúcidos (aunque ya los había tenido pero no practicando específicamente para ello) y los primeros resultados los vi a los meses de empezar, siempre con sus altos y sus bajos, pero para llegar al punto de que te alegres de estar teniendo la parálisis como me pasa a mí y vivirla como algo ligero y apenas perceptible he tenido que entrenar mucho. Así que paso a paso, y poco a poco. Te deseo mucha suerte y que logres vencer la parálisis, que con el tiempo se va haciendo cada vez más fácil, ¡te lo aseguro!

  2. Hola de nuevo,
    Recuerdo mis primeras veces y era horrible, después me causo mucho interés y curiosidad, con los años aprendí a no temer y así comencé a poder moverme. Desde que pude moverme encontré también la manera de hablar un poco, los diálogos fueron muy extraños, después encontré la manera de “contraatacar”, y el escenario de la parálisis sin lo que te este acosando da para muchas cosas aún más fuera de lugar que los sueños más bizarros.
    Te dejó mi correo sería interesante compartir algunas experiencias oníricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *