La meditación consciente

Para tener sueños lúcidos es importante dominar el arte de la meditación, en especial si nos decantamos por ejecutar la técnica WILD, ya que para llevarla a cabo con éxito debemos ser capaces de caer dormidos manteniendo la consciencia. ¿Suena difícil? Como todo, es cuestión de práctica y empeño. Además, para mantener la lucidez dentro de los sueños resulta imprescindible dominar tanto la concentración como la relajación, de tal manera que no nos despertemos y podamos llevar a cabo todo aquello que deseemos realizar dentro del mundo onírico. Por todo esto es que el arte de la meditación y de los sueños lúcidos van de la mano y es necesario, por lo menos, tener una destreza básica de la primera materia para poder alcanzar el dominio de la segunda.

Qué es la meditación

La meditación tiene multitud de variantes, asociadas a religiones o filosofías de vida, pero todas ellas tienen en común el factor concentración, tanto en un pensamiento como en la ausencia de los mismos. Existen dos tipos de meditaciones según su naturaleza: la meditación emocional (centrada en emociones o sentimientos, como la compasión, el perdón, el amor o la contemplación de la belleza) y la meditación intelectual (basada en el ejercicio del pensamiento, en el foco en un tema concreto, en el estudio de una materia etc.).

La meditación se puede llevar a cabo en silencio, de forma guiada por algún maestro, con música o con sonidos concretos. En el podcast de este blog tenemos algunos audios con sonidos binaurales para estimular la práctica de la meditación aplicada a los sueños lúcidos.

Durante la meditación consciente previa al sueño lúcido hay que tratar de evadir esos pensamientos que nos impiden conciliar el sueño y relajarnos; y mantener la atención dejando que el cuerpo se duerma pero no la mente hasta alcanzar la parálisis del sueño, o lo que es lo mismo, la puerta de entrada a nuestro mundo onírico.

Beneficios de la meditación

Los beneficios de la meditación han sido demostrados científicamente. Entre ellos se encuentra una reducción considerable del estrés, la mejora de la capacidad de concentración e incluso mejoras en la circulación sanguínea. Otros estudios, asocian la práctica de la meditación consciente a la mejora en la memoria y la capacidad de aprendizaje así como a un menor riesgo de padecer depresión. Además, un grupo de neurólogos del Centro Waisman de la Universidad de Wisconsin demostraron que las personas que meditan diariamente poseen mayor cantidad de materia gris en su cerebro que aquellas que no lo hacen.

Beneficios de la meditación

Técnicas de meditación consciente

Las siguientes técnicas son simplemente algunos ejemplos, pero cada uno debe prestar atención a aquello que realmente le funciona, ya que como todo en el arte de la onironáutica, es cuestión de práctica y autoconocimiento. La clave reside en saber mantener la atención, ser conscientes, mientras nos dormimos, pero no tan conscientes para no permitir que el cuerpo se adormezca y no tan inconscientes para que nos durmamos sin darnos cuenta. En el término medio se halla la virtud y también el camino hacia los sueños lúcidos.

Body scan 

El  body scan es una técnica de relajación que consiste en centrar nuestra atención en nuestro cuerpo, zona por zona,hasta que todas las partes que lo integran se hallen en estado de calma, aliviando las tensiones que pueda haber en cada sitio. Un body scan puede comenzar tanto desde la cabeza, e ir bajando hasta los pies, como desde los pies e ir subiendo hasta la cabeza, centrándonos en las sensaciones que nos produce pensar en cada una de las partes de nuestra anatomía.

El body scan se realiza al comienzo de la sesión de meditación consciente y nos ayuda a relajarnos. Podremos sentir cosquilleo, estremecimiento, sensación de pesadez e incluso calor. Todas esas sensaciones son normales y son la prueba de que nos estamos relajando, es decir, la tensión muscular disminuye, así como el ritmo cardíaco y la frecuencia de la respiración. 

Concentración en la respiración

Controlar la respiración es una práctica que aparte de contribuir a la relajación puede ayudar a mantener la atención mientras estamos durmiéndonos. Consiste en evitar toda clase de pensamientos que puedan distraernos y centrarnos única y exclusivamente en la inhalación y la exalación de aire.

La forma correcta de respiración es la respiración diafragmática. Para llevarla a cabo hay que dejar que el aire fluya directamente hacia la parte baja de nuestro estómago, de tal manera que la barriga se hinche y no levantemos los hombros para nada.

La cuenta

Concentrarse únicamente en la respiración puede ser útil para algunos, pero otros es posible que pierdan rápidamente la consciencia con este método o que sean interrumpidos continuamente por pensamientos indeseados. Por eso, para muchas personas resulta muy útil ponerse a contar números hasta que, de repente, se topen dentro de un sueño. La técnica consiste en ponerse a contar desde el número uno, y, si en un momento se pierde la cuenta, volver a empezar desde el principio hasta caer dormidos.

Para algunos también resulta práctico repetir la coletilla “estoy soñando” después de cada número: “Uno, estoy soñando, dos, estoy soñando, tres…”. Con este mantra les resulta más fácil, efectivamente, darse cuenta de que se encuentran dentro de un sueño una vez que se llegue a él. 

Concentración en la imágenes hipnagógicas 

Las imágenes hipnagógicas, también llamadas alucinaciones hipnagógicas son aquellas figuras que aparecen cuando mantenemos los ojos cerrados y estamos relajados. A veces simples destellos de luz, a veces increíbles mandalas, las imágenes hipnagógicas pueden ser también una puerta de entrada a nuestros sueños. De hecho, hay personas que se concentran en estas imágenes hasta que comienzan a ver escenas, y estas escenas de repente, se convierten en sus sueños. Como todo, cuestión de práctica y paciencia.

Libros para aprender a meditar

Hay mucha literatura sobre la meditación, y es conveniente, como ya hemos dicho, aprender algunas técnicas básicas de este arte para poder entrar en la materia de los sueños lúcidos. Para ello recomendamos libros como esta guía para principantes en mindfulness o, algo más avanzado, el clásico de meditación de Ramiro A. Calle El gran libro de la meditación.

Otra técnica para aprender a enfocar la atención y no distraernos puede ser colorear mandalas, con lo que puede ayudarte este libro. Y para todos aquellos que quieran adentrarse en la filosofía y poder de transformación de la meditación recomendamos esta obra de Budismo para principiantes.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *