Cómo recordar sueños: el diario

Diario de sueños

El diario de sueños es una de las herramientas más útiles a la hora de iniciarnos en el arte de soñar conscientemente. Se trata de una libreta en la que se debe apuntar todo aquello que se recuerde sobre los sueños que hemos tenido a lo largo de la noche de tal forma que se vaya tomando contacto con el mundo onírico ya que resulta extremadamente difícil tener un sueño lúcido si no somos capaces de recordar nuestras andanzas por los sueños. 

El diario de sueños se debe guardar en la mesita de noche, o bajo la almohada, de tal manera que si te despiertas en mitad de la noche puedas escribir inmediatamente. Existen algunos diarios online en los que puedes escribir tus sueños, pero lo ideal es hacerlo en formato papel, dado que en el tiempo que perdemos en ir al ordenador o conectarnos a la aplicación del móvil resulta fácil que se olviden algunos datos. Las herramientas online pueden ser útiles para pasarlos a limpio una vez los hayamos apuntado y así poder fijarnos en su simbología o las temáticas recurrentes.

¿Por qué es importante tener un diario de sueños?

  • Como ya hemos dicho, nos ayuda a estar en contacto con nuestros sueños, lo cual supone una gran ventaja a la hora de comenzar a tener sueños lúcidos. 
  • Gracias al diario poco a poco comenzarás a recordar más sueños y con más detalles
  • Con el tiempo, podrás echar un vistazo a lo que has soñado en el pasado y tratar de encontrar nexos de unión entre los distintos sueños con el fin de lograr interpretarlos o ver aquellos símbolos que se repiten para así analizar nuestras preocupaciones o deseos inconscientes

 ¿Qué clase de diario debo utilizar?

Lo importante del diario es el contenido, más que el continente. Es decir, cualquier libreta en blanco nos sería de utilidad para la tarea de redactar los sueños. Siempre podremos customizarla nosotros mismos, con fechas, ilustraciones, pegatinas… O valernos de una agenda para llevar a cabo un seguimiento cronológico de nuestras experiencias oníricas.

De todas formas, si queremos tener un diario especializado, podemos optar por el Diario de Sueños de Cristina Daura(Ilustrador), Comité Blackie (Escritor de borradores), que, aparte de tener un apartado para escribir sobre lo que soñamos, tiene consejos y todo tipo de material para obtener sueños lúcidos, así como atrapasueños entre sus páginas. Otra opción es el Diario de Sueños de Martina D’Antiochia que tiene sección tanto para escribir sobre nuestro sueño así como un montón de consejos y secretos sobre el mundo onírico que te ayudarán a interpretar mejor aquello que se te pasa por la cabeza mientras sueñas.

¿Cuándo debo escribir en el diario?

Es muy importante escribir en el diario nada más despertar. Ha de ser lo primero que se debe hacer para evitar que se nos olvide el sueño. ¿No te ha ocurrido despertarte y seguir pensando en lo que soñabas y a los pocos minutos olvidarlo por completo? Es algo muy común, que se puede evitar precisamente redactando con todos los detalles posibles nada más entrar en la vigilia aquello que rondaba por nuestra cabeza antes de despertar.

¿Cómo recuerdo escribir en el diario?

Para recordar escribir en el diario existen varios trucos. Hay a quien le vale simplemente dormirse pensando en que cuando despierte esa debe ser la primera acción que realice, pero también se puede asociar un objeto de la habitación, lo primero que veamos al abrir los ojos, a escribir en el diario. De esta forma será lo primero que nos venga a la mente en cuanto despertemos. Otro truco es configurar la alarma del móvil con un sonido que nos recuerde que tenemos que escribir en el diario o dejar un mensaje de texto programado junto a la alarma para que nos lo recuerde directamente.

¿Qué debo anotar en el diario de sueños?

El sueño cuenta historias, al igual que un libro o una película, con la diferencia de que todo se incuba en nuestro cerebro. A veces podemos sorprendernos recordando detalles que nos darán otra percepción sobre lo que nos ocurre en la vida cotidiana. Alguno de los elementos que se pueden incluir en el diario son los siguientes:

  • El ambiente del sueño: ¿cómo era el clima? ¿era en color o en blanco y negro? ¿ciudad o campo? ¿en en interior de algún sitio o en el exterior?
  • Los personajes: ¿los conocías de algo o eran auténticos desconocidos? ¿cómo era su descripción? ¿eran amistosos o eran hostiles?
  • Los objetos que te rodeaban: ¿tenían sentido dentro del contexto? ¿de qué color eran? ¿eran importantes dentro del sueño o eran mero atrezzo? 
  • Las acciones que tenían lugar: ¿corrías, volabas o simplemente mantenías una conversación con alguien?, ¿te perseguían?, ¿huías de algo?
  • Las sensaciones que te embargaban en el sueño: si eran positivas o negativas, normalmente esas sensaciones se extienden hasta despertar y condicionan nuestro humor mañananero. Si las anotas podrás hacer frente a las sensaciones negativas desde una visión más objetiva.
  • El tipo de narrador: ¿Era en primera persona o en tercera persona? ¿Participabas en los hechos o eras un mero espectador?
  • Dibujos: también puedes realizar ilustraciones de todo aquello que viste en el sueño, da igual que no seas un pintor avezado, a veces recordar las cosas visualmente nos devuelve a las sensaciones que nos embargaban en el sueño mejor incluso que con las propias palabras escritas.

¿Qué ocurre si no recuerdo nada de lo que he soñado?

Al principio esto es muy común, pero no hay que desesperar. Escribe cualquier recuerdo vago que te venga a la mente, aunque te parezca que te lo estás inventando. Poco a poco irás recordando más, es cuestión de tiempo y de persistencia.

(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *